¿Cómo responder preguntas complejas?

Mag. Alcides Zenteno Chamber

Consultor Seniors, experto en gestión organizacional y Recursos humanos, con 18 años de trayectoria Ejecutiva, ha desempeñado cargos ejecutivos y gerenciales,...Leer Más
 

 

En la entrevista de trabajo no se trata de superar un examen o una oposición, ni de estar tenso y a la defensiva, ni de exagerar los puntos fuertes y minimizar los débiles, porque se trata de averiguar si el candidato se ajusta al puesto.

Diversos especialistas en selección recomiendan a los que van a pasar por una entrevista; Primero que actúen con naturalidad en el trato y honestidad en las respuestas. Los entrevistadores profesionales son expertos en el arte de preguntar y observar y se darán inmediata cuenta de las respuestas fingidas o exageradas. 

En toda entrevista bien planificada, le harán preguntas referidas a tres áreas: lado personal, su formación y su experiencia profesional, garantizando en todo momento el respeto y la discreción. Hay preguntas obvias y fáciles de responder, las más frecuentes son;

  • Coménteme las empresas por las que ha pasado y las responsabilidades profesionales que ha tenido en ellas.
  • ¿Cómo describiría su personalidad?
  • ¿Cuáles son sus puntos fuertes?

No obstante, hay una serie de preguntas que son más complejas que otras, porque tratan de eventos o sucesos en los que los entrevistadores buscan explorar nuestra conducta con los resultados o logros obtenidos, estos es la experiencia profesional que, no por muy frecuentes, siguen sorprendiendo a la mayoría de los entrevistados. Exponemos a continuación algunas de ellas con nuestro consejo sobre la forma de responderlas.

¿Por qué quiere dejar su trabajo actual?

Las razones deben explicarse con honestidad y positivismo, contando las verdaderas razones por las que consideraría un cambio profesional. Todas las razones son igualmente válidas: esté seguro de que el entrevistador con experiencia no oirá nada nuevo que le sorprenda.

Si proviene de una empresa en reestructuración ó va a ser comprada o fusionada por otra, puede contarlo pidiendo que se reciba confidencialmente la información. La justificación de querer cambiar de trabajo en esas circunstancias, es lógica.

Si no se lleva bien con su jefe puede, también, manifestar las ventajas de su trabajo actual y su contribución a la empresa, especificando el problema con su jefe y las causas que lo motivan.

Si esta participando en un proceso de “outplacement” o su empresa le ha dado un plazo para encontrar un nuevo trabajo, también debe ser sincero y contar las causas del próximo despido. En algunos casos encontrará solidaridad en su entrevistador. Hay excelentes profesionales que han pasado por situaciones similares en todas partes.

Finalmente si cree que su futuro profesional está bloqueado en la empresa actual o quiere ganar mas dinero, cuéntelo sin miedos explique las razones que le llevan a pensarlo así. Querer mejorar son responsabilidades y retribución es legítima ambición.

¿Qué objetivo profesional persigue? o ¿dónde se ve profesionalmente dentro de unos años?

El entrevistador con esta pregunta clave quiere conocer su realidad  y su ambición profesional. Esta pregunta le dá oportunidad a usted de definir cuál puede ser su trabajo ideal y el compromiso personal que esta dispuesto a asumir. También le va a permitir demostrar su comprensión del puesto que buscan y de las posibilidades de crecimiento de éste dentro de la empresa.

¿Cuánto quiere ganar?

Esta pregunta es crucial para cualquier profesional En el caso de que el puesto este ya delimitado salarialmente, o si su postulación está por encima o por debajo del presupuesto económico, pueden preguntarle por sus aspiraciones económicas. Y aquí pueden pasar dos cosas: que usted sepa lo que se paga en el mercado por este puesto y que esto esté en relación con sus aspiraciones, en cuyo caso no tiene mas que decirlo; o que no tenga idea de cual debería ser su nivel salarial, en cuyo caso, se puede utilizar  una  repregunta; ¿A Ud. le parece un salario razonable para este puesto?.

El salario tiene expectativas diferentes para cada candidato, los entrevistadores lo saben, no por ponerse una pretensión alta se está hablando de que es de mejor calidad, lo importante es conocer con cuanto margen de maniobra cuenta para negociar un salario, en este punto, es importante que tenga usted en cuenta sus necesidades reales, su valía que sea flexible, dejando cierto margen para la negociación. Si necesita tiempo para tomar una decisión pida 24 horas, sí el reclutador sabe que usted es la persona adecuada lo va a esperar.

Si la remuneración ofrecida es planteada en la primera entrevista puede suponer que el tema económico es factor condicionante para la empresa que le puede contratar, por encima de otras consideraciones. Téngalo en cuenta, para todos los efectos. Si por el contrario, el aspecto económico no ha aparecido en las dos o tres primeras entrevistas, no se preocupe; la empresa quiere asegurarse de sus capacidades antes de negociar su remuneración.

¿Cuál fue su mejor y cuál su peor jefe?

 

Al igual que todas las preguntas debe responder con sinceridad. No hemos conocido a nadie que no hay tenido por lo menos un mal jefe en su trayectoria profesional. Cuéntelo, con sinceridad y sin miedo. Obviamente no se trata de mencionar los buenos y malos jefes que haya podido tener. Se trata de conocer sus ideas de por qué estos eran buenos y malos y de la posible influencia que esto haya podido tener en usted.

¿Cómo trata a sus subordinados?

Aquí el entrevistador le está dando una magnífica oportunidad para decirles como le gustaría ser a su vez tratado. Sea también honesto y cuente que estrategias aplica en las evaluaciones, subidas de sueldo, errores cometidos, posibilidades de formación, etc.

Recuerde finalmente que si verdaderamente su perfil encaja en el puesto que buscan tendrá la oportunidad de transmitir todas sus capacidades profesionales en la entrevista, ante un profesional especialmente entrenado para descubrir estas.

Si, además plantea la entrevista de forma entusiasta y con honestidad, las posibilidades para convertirse en un atractivo candidato para el puesto serán muy altas. Evite aparecer como una persona distinta a la que en realidad es. No contradiga su personalidad, Si no le descubren al momento lo harán una vez  que ya esté trabajando, lo que puede tener muy graves consecuencias.